Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2012

Gilad Atzmon, La identidad errante, primera entrega de la colección disenso

Ya están a la venta las entradas para los conciertosde Gilad Atzmon en Madrid: el miércoles, 31 de octubre y el jueves 1 de noviembre, a las 22.30 en Bogui Jazz, Gilad Atzmon (saxos y clarinete), Yaron Stavi (contrabajo) y Carlos González —Sir Charles— (batería)ofrecerán un concierto con motivo de la presentación en Madrid de La identidad errante, el último libro de este polifacético autor. La presentación, una entrevista en "Carne Cruda", entre el autor y Javier Gallego, tendrá lugar en la misma sala a las 21.00 del miércoles (entrada libre hasta conpletar aforo). Entradas en:ticketea


Y en Valencia, presentación en la librería Cosecha Roja (C/Sevilla, 20), a las seis de la tarde, y concierto en el club Jimmy Glass (C/Baja, 28; Barrio del Carmen), de 10 a 12 de la noche, el martes 30 de octubre, en el marco del II Festival Internacional de Jazz Contemporáneo.
¿Quién es Gilad Atzmon?
Reproducimos a continuación la entrevista que Chema García Martínez publicó en El País en septiembre…

GILAD ATZMON, UN MÚSICO Y PENSADOR CONTROVERTIDO

GiladAtzmon nació el 9 de junio de 1963 en Tel Aviv. Cursó estudios de música en la Rubin Academy of Music de Jerusalén. En 1994 se exilió en el Reino Unido y cursó estudios en la Universidad de Essex, donde obtuvo un máster en Filosofía. En 2002 adquirió la ciudadanía británica.
La guerra del Líbano de 1982 le hizo llegar a la conclusión de que, como miembro de las IDF (Fuerzas de Defensa Israelíes, en las que por aquel entonces servía en cometidos auxiliares), “yo formaba parte de un Estado colonial, basado en el saqueo y la limpieza étnica”.Como resultado de su toma de conciencia sobre lo que en realidad había representado para la población nativa la creación del Estado de Israel, Gilad Atzmon defiende el derecho al retorno de los refugiados palestinos y la solución de un único Estado para Israel y Palestina.
Sus entrevistas e intervenciones públicas son casi siempre objeto de polémica. Así, cuando se definió como “exjudío”, “un judío que odia el judaísmo” o “un palestino hebreoparla…

GILAD ATZMON, MÚSICO

Saxofonista de jazz mundialmente conocido, ha grabado hasta el momento trece discos, de los cuales Exile fue elegido por la BBC disco de jazz del año 2003. En sus producciones ha integradolos sonidos, los instrumentosy las músicas de Oriente Medio, el Norte de África y Europa oriental. Además del saxo en todas sus variantes (alto, soprano, tenor y barítono), en sus actuaciones también toca el clarinete, el zurna y la flauta. Algunos críticos han definido su estilo de jazzcomo bebop/hard bop con incursiones en el free jazz y el swing. Todo ello, inspirándose en el folclore árabe, balcánico, gitano, ladino…, pero también en el tango y el klezmer, la música de los judíos askenazíes del este de Europa. En 1998, al poco de establecerse en el Reino Unido se unió a la veterana banda de punk rock Ian Duryand the Blockheads y siguió tocando con The Blockheads tras la muerte de Ian Dury. Ha tocado con figuras como Shane McGowan, Robbie Williams, Sinéad O’Connor, Robert Wyatt y Paul McCartney y gra…

Prólogo de Gilad Atzmon a La identidad errante

El interesante Prólogo de Gilad Atzmon a La identidad errante, en el que explica sus razones para romper con el sionismo imperante en Israel y del que publicamos un amplio extracto, se abre con la siguiente cita de Israel Shahak, escritor antisionista israelí:

Los nazis me hicieron tener miedo de ser judío, y los israelíes me hacen tener vergüenza de ser judío.

Mi abuelo fue un carismático, poético y veterano terrorista sionista. Un destacado ex comandante de la organización terrorista de derecha Irgún que, debo admitir, tuvo una enorme influencia sobre mí durante los primeros años de mi vida. Hacía gala de un odio implacable hacia cualquier cosa que no fuera judía. Odiaba a los alemanes y, en consecuencia, no permitió que mi padre se comprase un coche alemán. También despreciaba profundamente a los británicos por haber colonizado su «tierra prometida». Sin embargo, he de suponer que no los detestaba tanto como a los alemanes, ya que permitió que mi padre condujese un viejo Vauxhall …